Comunidad de Camisas y El Arrayán inician segunda etapa de monitoreo participativo de calidad del agua

Esta iniciativa forma parte del Convenio de Cooperación entre estas comunidades y Minera Los Pelambres, que comprende el desarrollo de un trabajo conjunto para la implementación de un monitoreo participativo del agua en el Estero Camisas y en el pozo del SSR El Arrayán, además del estudio de la calidad del suelo.

Los resultados de las seis campañas quincenales, o primera etapa del proceso, ya fueron entregados por el CEAZA, demostrando que la calidad de las aguas cumple con la normativa vigente. 

Lograr un monitoreo activo y participativo en la calidad de las aguas del estero Camisas y pozos de APR es uno de los principales objetivos fijados por las comunidades de El Arrayán-El Palquial y Minera Los Pelambres en el convenio que mantienen desde febrero de 2022, con el respaldo y asesoría del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA).

Tras finalizar la primera etapa, que consideró talleres de capacitación y seis campañas quincenales de medición y monitoreo, se inició un nuevo proceso, esta vez considerando tres campañas mensuales, la primera realizada el pasado martes 27 de diciembre con la participación de 10 representantes de la comunidad que acompañaron a los especialistas del CEAZA en la jornada de toma de muestras.

“Hasta ahora no se han visto alteraciones en ninguno de los puntos y cada uno de los elementos que han sido muestreados y analizados cumplen con la norma chilena de riego para la agricultura (NCh 1333) y, además, con la norma de agua potable (NCh 409)”, explicó Claudio Vásquez, gerente corporativo del CEAZA y jefe de proyecto.

Cabe señalar que los vecinos llevan un registro preciso de las actividades y mediciones en una bitácora, con el objetivo de corroborar los antecedentes entregados por el equipo de expertos y mejorar la fiscalización en terreno. Las muestras son tomadas en conjunto y analizadas por una Entidad Técnica de Fiscalización Ambiental (ETFA) acreditada por la Superintendencia de Medio Ambiente, generando así análisis de laboratorios, certificados de terreno y conclusiones de las muestras.

En esa línea, Brunela Oliva, vecina de El Palquial que estuvo presente en el inicio de la segunda etapa, indicó que “los resultados se reenvían a los correos de 3 personas del grupo, y se hace una reunión para informarle a la comunidad los resultados y explicarles si salieron bien o no. De momento todo bien y se destacada la disposición del CEAZA para hacer bien este trabajo, independiente de la opinión que tengamos cada uno a la hora de los resultados. Estoy totalmente agradecida”.

La actividad consideró nuevamente la toma de muestra en seis puntos de aguas superficiales y tres de aguas subterráneas acordados con la comunidad, las que además se encuentran cercanas a obras de recirculación de aguas industriales de Minera Los Pelambres. En cada lugar se analizaron los parámetros de pH, conductividad eléctrica, y eventuales sólidos que puedan estar disueltos en el agua, compartiendo los resultados preliminares a viva voz para el conocimiento de todo el grupo.

“Tenemos que esperar los resultados de estos nuevos monitoreos o segunda etapa, que considera tomas mensuales. Ojalá que salga todo bien”, comentó Eduardo Tapia, vecino de El Arrayán.

Por su parte, Jacqueline Zuleta, supervisora de Minera Los Pelambres, resaltó que “lo más importante del desarrollo de estas actividades ha sido el empoderamiento y el compromiso que han tomado los vecinos, sobre todo con los monitoreos que se han llevado a cabo. De principio a fin han estado involucrados y ahora lo que más les interesa es seguir comprendiendo al cien por ciento los resultados, y para ello el CEAZA ha apoyado con una bajada de información bastante relevante y comprensible, para que despejar incertidumbres”.

Los próximos hitos en el proceso consideran una nueva medición mensual para el 24 de enero y para 21 de febrero y, además, durante las próximas semanas se espera complementar los monitoreos con una nueva instancia de información y capacitación, con principal foco en transparentar el proceso más técnico de análisis de las muestras.